ALFARERIA TRADICIONAL

En Honduras la tradición alfarera prehispánica sigue presente hasta hoy acorralada por las nuevas tecnologías y materiales, ligando su sobrevivencia al productor de los antiguos patrones alimenticios y a la pobreza del campesinado.

En el Sur, Centro y Occidente de Honduras se concentra en modo particular la actividad alfarera tradicional, sea a nivel de producción para el mercado. Tradicionalmente la mujer campesina se ha dedicado a la fabricación de vasijas , petates, hamacas, hilo, jabón , al procesamiento de alimentos, a la panadería, etc proporcionando una notable autonomía a la economía familiar. En el caso de autoconsumo se trata de una producción esporádica y no implica una profesionalización.

En el área lenca hondureña, tal como se ha definido, tenemos los mayores centros de producción alfarera tradicional. La producción para el mercado se basa en una actividad constante y organizada que si permite definir como alfarero la persona que la ejerce y que de esta actividad saca el sustento diario o por menos lo complementa sustancialmente. En Honduras la alfarería de tipo tradicional es una actividad eminentemente femenina. La alfarera realiza su labor en la vivienda donde reside y en el corredor o patio al frente de la misma, disputando el espacio al maíz guardado, a las gallinas, patos, chanchitos y chiguines. Todos correteando con extrema pericia en medio las ollas por hacer, la actividad alfarera se organiza teniendo como unidad de producción a la familia, siendo la alfarera la que domina la tecnología, mientras los otros miembros hijos, hijas, marido, hermanos) cooperan al proceso productivo con su fuerza de trabajo encargándose de la extracción y transporte de barro y leña para la venta.

En cuanto a la alfarera, las constantemente activas son mujeres casadas o madres solas, que se mantienen con su trabajo antienen, crían a sus hijos, en una lucha diaria. La alfarera tiene que compaginar su actividad artesanal con los quehaceres domésticos, la alimentación diaria, la cría de pequeños animales, el cuido y educación de los hijos, y en Occidente también con las faenas agrícolas.

Hay dos contextos diferentes en donde se desarrolla la actividad alfarera, el centro de producción, o sea una aldea, caserío o conjunto de caseríos, dedicados en su totalidad a la alfarería, con diferentes grados de especialización, y el núcleo de producción, cuando se trata solamente de una o dos familias en toda la vecindad. A pesar de no ser muy significantes, en cuanto a la cantidad producida, los núcleos no dejan de ser importantes , ya que pueden ser el núcleo de un proceso de degeneración de algún centro , consecuencia de migraciones o de una especialización a nivel de microcosmos de la aldea o vecindad.

En general hablando de términos socio-económicos es más correcto hablar de familias alfareras y no tanto de individuos, considerando la repartición de tareas entre los varios miembros de familia. A continuación vamos a delinear las características principales de la familia alfarera «Tipo».  La familia alfarera tipo carece sencillamente de tierra (Sur) o la tiene en cantidad o calidad insuficientes para el mantenimiento familiar con el producto agrícola.

La mayoría de los centros alfareros están ubicados en zonas ecológicamente degradadas, marginales desde el punto de vista agrícola. Esta degradación ambiental tiene consecuencias muy graves también sobre la actividad alfarera, ya que provoca una escasez siempre más aguda de materias primas básicas , tales como leña, agua e inclusive la arcilla.

La mayoría de las alfareras se dedican de lleno a la actividad sólo después de casarse y tener hijos, o sea cuando, según el decir de ellas mismas, empiezan a «Sentir la necesidad «. Es común la ausencia del marido o padre, o su presencia esporádica sin mayor significado para fines del mantenimiento de la familia (Sur). En el caso de estar presente, el hombre se dedica a las labores agrícolas, como agricultor en propio o como peón. La familia alfarera tipo se sitúa en la capa más marginal de la población hondureña, en un estado que va desde la pobreza a la miseria y mera sobrevivencia en el caso de las madres solas, sin ninguna capacidad de mejoramiento, de acumulación, a pesar del duro trabajo diario:"una trabaja toda la vida para matar la pobreza y al final es la pobreza que lo mata a uno".( una alfarera).

Las alfareras son las depositarias por excelencia de la cultura tradicional en general, ya que ligado a la alfarería hay todo un universo complejo de mitos, creencias, costumbres, que esta presupone y que se impone a la alfarera, reflejo de las categorías, mitos y creencias del universo cultural general de toda la comunidad. Hay que anotar que en el caso de la figura de la alfarera esto no se acompaña a una actitud cerrada, de repliegue e inmovilismo, ya que por lo contrario los intercambios e interrelaciones que implica la actividad alfarera sobre todo la venta, contribuyen a fomentar en la persona la receptividad, abertura y capacidad de desenvolvimiento. La mayoría de las alfareras es analfabeta , habiendo recibido una escolarización mínima o nula.

La actividad alfarera es un trabajo pesado que requiere mucha fuerza física y resistencia y desgasta rápidamente el físico de la alfarera, en particular en el caso de una persona ya débil, mal nutrida, probada por varias maternidades, que tiene que trabajar aún enferma, como es común que sea. Sobre todo llegando a una edad madura, muchas alfareras tienen graves problemas de salud consecuencias directas de las condiciones de trabajo- contacto prolongado con la arcilla húmeda, exposición repetida a choques térmicos, posturas de trabajo, sobrecarga. Entre las enfermedades más comunes se anotan el artritis, micosis, conjuntivitis, úlcera estomacal, problemas en la columna. Las alfareras durante los siglos, para protegerse un poco, han elaborado toda una normativa basada en la división de los trabajos en heladas y calientes, y en la enumeración de todos los casos en los cuales hay que abstenerse del trabajo.

La alfarera no es valorada muy positivamente en el ámbito campesino de hoy, algo paradójicamente ya que la alfarería proporciona aún los enseres domésticos fundamentales a la familia campesina, brindándole un gran servicio a esta y por ende a toda la sociedad, Es clara la intervención de factores culturales y económicos que impiden reconocer a la alfarería, la importancia que tiene. Sólo en el caso de alfareras que se destacan individualmente por la calidad especial de su trabajo, podemos hablar de prestigio reconocido. A pesar de que en ciertos casos la actividad alfarera se vuelve un precioso complemento a la economía de la familia campesina e inclusive puede llegar a ser más rentable que la agricultura, aún el reconocimiento de estos beneficios económicos no impiden el menosprecio inducido

por la nueva mentalidad ; muchas mujeres interrogadas argumentaron que no trabajan por que no les gusta «enlodarse» , « Jugar barro». Todo esto deja entrever un juego complejo, aun conflicto entre dos mundos, de lo cual la minusvaloración de la alfarería es un ejemplo revelador. La actividad alfarera en la sociedad moderna se carga de connotaciones negativas.

Así que no extraña el hecho de que las familias alfareras se sitúen entre las más pobres y marginales, son las familias que no tienen otro recurso que seguir «jugando barro» tal como lo hacían sus antepasados. Este es un patrón común en todo Honduras y muy arraigado dentro de la mentalidad social, alfarera es sinónimo de pobre, Este hecho nos lleva a formular la hipótesis de que también en tiempos prehispánicos las alfareras mujeres que producían la alfarería corriente, de uso común, no fuera un grupo artesanal con algún privilegio, si no más bien personas pertenecientes a las clases más pobres y necesitadas.

TECNOLOGIA

     Después de analizar las técnicas utilizadas en los varios centros de producción, se ha llegado a una tipificación y división de las mismas según un esquema análogo al adoptado por Reina y Hill en su trabajo sobre la alfarería tradicional de Guatemala. El conjunto de las técnicas se conforma de las      «técnicas de acabado o decoración que justamente sirven para terminar la pieza., A su vez las técnicas de elaboración se han repartido dos subgrupos   «técnicas básicas» y «técnicas complementarias». No hay una relación rígida (ni biunívoca ni unívoca entre técnicas de elaboración y técnicas de acabado, según el centro y el tipo de objeto se presenta diferentes binomios. 

TECNICAS DE FABRICACION

     TECNICAS BASICAS

     VACIADO ( V )

     La alfarería alista encima de una hoja, tabla ú otro soporte, una masa de arcilla llena, en forma de cilindro, esfera o tronco de cono. Con la mano derecha (puño y dedos ) va abriendo una concavidad central o figurando un sombrero. Con los dedos levanta las paredes de las vasija, dándole vuelta al soporte, actuando alternativamente al interior y al exterior . Va así formando la parte superior de la vasija hasta terminar con el cuello y boca (si hay). Sirviéndose del olote uniforma el espesor de las paredes y arregla la forma. Con la mano y/o un palito de ocote alisa las paredes. El uso del olote es opcional, puede ser substituido por el palito de ocote o los mismos dedos. El palito de ocote puede ser sustituido por una piedra o semilla. La vasija así construida en su parte medio superior es dejada a macizar, o sea a endurecerse para poder soportar las operaciones siguientes.

     VACIADO ORBITAL ( VO )

     Lo mismo que ( V ), sólo que en este caso la masa de arcilla es colocada en el suelo y es la alfarera que va dando vuelta hacia atrás alredor de la vasija, trabajando con la espalda doblada en un movimiento circular uniforme hasta tener formada la pieza. Esta es la versión original de la técnica del vaciado y se utiliza para las piezas de mayor volumen.

     ENROLLADO SENCILLO ( EC )

     La alfarera alista en las manos una tira gruesa de barro, de sección elipsoidal aplastada, y la cierra a modo de rueda. Con los dedos hala la arcilla y va dando forma a la pieza tal como en (V), con la diferencia que el asiento queda abierto.

     ENROLLADO COMPUESTO ( EC )

     Al comienzo la alfarera coloca varios rollos de arcilla, de sección esferoidal, uno encima de otro, con los dedos los va pegando y forma la vasija tal como es (ES).

     ENROLLADO ORBITAL SENCILLO Y compuesto (EOS-EOC)

     Tal como en (ES) y (EOC) respectivamente, sólo que la alfarera como en la técnica del Vaciado Orbital va dando vuelta hacia atrás alrededor de la masa de arcilla colocada en el suelo. Hay que anotar que por lo general en el caso de EOS y EOC, la casija queda construida máxime en unos 2/3 y el      diámetro que tiene a nivel del suelo, corresponde a su diámetro máximo.

     MOLDEADO CONVEXO ( MX )

     La alfarera de diferentes modos alista una tortilla de arcilla la coloca encima del molde, que puede ser una olla vieja o una pieza hecha expresamente.

     Ejerciendo presión con la palma de la mano va ajustando la tortilla al molde y uniformando el espesor de la misma con la ayuda de un olote. Después

     de alisar con la mano mojada, saca la nueva vasija del molde y boca abajo, embrocada, la pone a secar.

     Hablamos de Moldeador Básico Convexo (MBX), cuando el molde determina de 1/4 hasta 2/3 de la pieza, y de Moldeado Total Convexo (MTX), cuando la vasija está determina totalmente.

     MOLDEADO CONCAVO (MC)

     En lugar de convexo, el molde es cóncavo hormas de tierra, canastos ), En este caso la nueva pieza no es sacada del molde hasta llegar la arcilla a dureza cuero, En Honduras se utiliza sólo para los comales y viene a ser el moldeado total cóncavo.

     MOLDEADO PLANO (MP)

     En este caso el uso de la palabra molde es algo impropio ya que indica la técnica por la cual la alfarera extiende una tortilla de barro sobre una superficie plana, sin relación con las dimensiones de la misma. En Honduras se utiliza sólo para los comales como moldeado total plano. (MTP).

     TECNICAS COMPLEMENTARIAS

     ENROLLADO (E)

     Consiste en añadir , una o más reces, sobreponiéndolos tiras o rollitos de arcilla al cuerpo de la vasija en formación. La tira o rollo no tiene necesariamente que dar vuelta a toda la circunferencia de la pieza, aunque normalmente así sucede.

     ELOTEADO (O)

     Con un olote quemado se trabaja las paredes de la vasija levantando, uniformando el espesor, adelgazando, sea al interior como al exterior. Sirve también para dar la forma final. En el eloteado la arcilla es peinada con un movimiento diagonal alternado o continuo, mientras con la otra mano la alfarera sostiene la pared del lado opuesto trabajado.

     VUELEADO (V)

     Con semillas de mango u otras frutas, cucharas de jícara, olotes encubados, se le da vuelo a la olla, o sea se forma la panza.

     ALISADO (A)

     Consiste en alisar, emparejar las paredes de la vasija que ya ha adquirido su forma final. Se realiza con palitos descortezados , lisos, preferiblemente de ocote, con semillas de frutas, (mango, zapote), piedras lisas, pedazos de hule, y con la misma mano (primera alisada). Por lo general las formas cerradas se alisan sólo exteriormente y las formas abiertas por ambos lados a excepción de ollas y comales.

     RASPADO (R)

     Con semillas de mango u otras frutas, cucharas de jícara, olotes encubados, se le da vuelo a la olla, o sea se forma la panza.

     TECNICAS DE ACABADO

     Son suplementarias, en cuanto no necesariamente se usan, a parte el pulido o bruñido que siempre se acostumbra salvo raras excepciones.

     PULIDO O BRUÑIDO (PU)

     Frotamiento de la vasija, desde dureza cuero hasta seca, con semillas, piedras lisas, trapitos. Sirve para dar el característico brillo final, fruto del ordenamiento de las partículas superficiales de la arcilla que se obtiene con el frotamiento.

     ENGOBE (EN)

     Cubrimiento de toda la vasija, por lo general exteriormente, con una capa delgada de arcilla de color diferente a la de la vasija. La arcilla que se utiliza para el engobe es tratada a modo de seleccionar sólo las partículas más finas de la misma, para lograr un brillo más intenso con el pulido, y es aplicada en estado de atol, o sea de líquido denso. La aplicación del engobe se da siempre antes del pulido y puede ser repetida varias veces.

     IMPRESION TOTAL Y PARCIAL (IM)

     Con diferentes instrumentos (dedos, olote), se imprime la superficie de la vasija aún en estado húmedo, totalmente o parcialmente.

     INCISION (IN)

     Incisión de un dibujo con instrumentos puntiagudos después del baño de engobe, cuando la vasija ya está seca.

     ACANALADO (AC)

     Realización de canales o surcos, por medio de dedos o palitos, cuando la arcilla aún está blanda.

     PLASTILLAJE (PA)

     Aplicación de flores (flores de bulto), hojitas, caras, en relieve.

     CHISTES (CH)

     Caso particular de pastillaje, aplicación de chistes, protuberancias cónicas de dimensiones reducidas.

     TRENZADO (TR)

     Otro caso particular de pasillaje, a decir terminación de borde y asas a modo de trensa o mecate ( de dos hebras).

     CENEFAS (CE)

     Realización de bordes con cenefas.

     PINTURAS NEGATIVAS (NE)

     Realización de un dibujo en negativo, realizada con hojas y recortes de papel aplicados antes del engobe.

     MANCHADO O CHORREADO (MA)

     Aspersión de la vasija con preparaciones vegetales tánicas.

     PINTURA MONOCROMA POSITIVA (PM)

     PM1: dibujos con tizón apagado

     PM2: dibujos con el tallo de plumas (por derretimiento)

     PM3: dibujos con palitos verdes (por derretimiento)

     PM4: dibujos con pintura vegetal tánuca

     PM5: impresión de manos , dedos, con arcilla colorada.

     PM6: dibujos con arcilla colorada, usando dedos, plumas.

     PINTURA BICROMIA POSITIVA (PB)

     Dibujos de líneas figuras, etc, con arcilla colorada encima de un engobe de otro color. Por lo general blanco sobre rojo.

     PINTURA POLICROMA POSITIVA (PB) 

     Dibujos con pintura de aceite usando dedos, plumas pinceles.

FORMAS

Como ya ha sido relevado, la mayoría de las formas de la alfarería tradicional americana, pueden ser reconducidas a un reducido número de formas básicas, todas

derivadas de la forma natural del tecomate o calabaza. Aquí nos atendremos al esquema propuesto por Popenoe y Castillo con algunas modificaciones.

1. VASO: Vasija cuyo diámetro siempre es menor que su altura.

2. CANTARO: Vasija con cuello.

3. CUENCO: Vasija cuyo diámetro siempre es menor que su altura.

4. PLATO: Vasija cuyo diámetro es igual o mayor a 5 veces que altura.

Dentro del precedente esquema no caben las siguientes formas especiales: pato, porras zoomorfas, candelero, jarro.

El florero se considera una modificación del cántaro.

En cuanto a las características de base, cuerpo, paredes, cuello etc. también se utilizarán las propuestas por Paponoe y Castillo.

Según ese esquema el comal será definido como disco cóncavo. La tinaja como un cántaro de boca ancha, la olla como un cuenco

profundo o un cántaro de cuello corto.

 

 

©2006 Zeyfer Sistemas de Información Cultural

www.000webhost.com