LOS PERÍODOS FORMATIVOS DE MESOAMÉRICA:
 


Los restos encontrados en Santa Isabel Iztapan, Guatemala, y en Tepexpan, México, con datos entre los 10,000 y los 15,000 a.C. , nos dan información de los pueblos cazadores y recolectores del lejano Paleolítico, sobre los artefactos de piedra tallada y los dibujos de animales de fauna extinta. La llamada " Cultura de la Perra" de Tamaulipas, México, entre los 6,000 y 10,000 a.C. representa la fase intermedia entre la " Cultura Cazadora-Recolectora" y la " Cultura Agrícola". Las puntas clovis encontradas en San Rafael, Guatemala, con datos entre los 12,000 al 9,000 a.C. nos indican la presencia física humana en forma temprano en tierras centroamericanas.

Los cuatro milenios a. C. que se le atribuyen a la cultura mesoaméricana se dividen en tres períodos:


1.- PERÍODO I ó PRECLÁSICO: 2,000 a. C. – 300 d.C.

-Preclásico Temprano: 2,000 a.C.- 1,000 a.C.
-Preclásico Medio: 1,000 a.C.- 500 a.C.
-Preclásico Tardío: 500 a.C. – 300 d.C.

2.- PERÍODO II ó CLÁSICO: 300 d.C.- 900 d.C.

-Período Temprano: 300 d.C. – 600 d.C.
-Período Tardío: 600 d.C. – 900.d.C.

3.-PERÍODO III ó POSTCLÁSICO: 900 d.C. – 1,500 d.C.

-Postclásico Temprano : 900 d.C. – 1,200 d.C.
-Postclásico Tardío : 1,200 d.C.- 1,500 d.C.


I.-En el Período Formativo o Preclásico encontramos la llamada "Cultura de la Venta" en la Costa Atlántica de México, Monte Albán I y el Preclásico Temprano de la región maya. Se caracterizan por el desarrollo del cultivo del maíz, calabaza, chile y cultivos menores. La población se ubicó en forma sedentaria. Cada área elaboró formas, estilos y técnicas de decoración afines a la cerámica. Se construyeron plataformas y escasas pirámides que sostenían construcciones de madera. Se adoraban escasas deidades. Había culto a la fertilidad simbolizado con figurillas femeninas. Se creó el calendario ritual de 260 días. El surgimiento de la civilización Olmeca, que se extendió por todo el área, influenció la cerámica tardía y otros patrones culturales. Su símbolo es Teotihuacán (ciudad de Dioses).

II. El Período Clásico se caracteriza por el extraordinario y esplendoroso desarrollo de las civilizaciones mesoamericanas, principalmente las fases Teotihuacan II-III, Monte Albán III y las ciudades mayas clásicas. La agricultura alcanzó su mayor evolución. La población creció en forma notable, enucleándose en centros ceremoniales; se edificaron grandes pirámides, templos, juegos de pelotas, centros residenciales para la clase sacerdotal y celebración de ceremonias rituales, caminos de piedras; la religión se volvió compleja y se integró el poder espiritual y temporal en la figura del monarca. La astronomía y las matemáticas alcanzaron su pleno desarrollo; se elaboró en calendario solar. El arte escultórico y pictórico dio una gran riqueza de estilos. La diferenciación social se articuló en una división del trabajo más especializada de los diversos oficios y artes y la organización social se jerarquizó piramidalmente.

La civilización de Teotihuacán influenció toda el área mesoamericana, sus estilos de cerámicas y arquitectura. Al caer Teotihuacán (600 d.C. hordas bárbaras chichimecas), las oleadas migratorias obligaron a los pueblos del sur de México a buscar nuevos asentamientos y los procesos de aculturación dieron nuevos estilos en la escultura y en los ritos religiosos. Tiene importancia puesto que explica más adelante la presencia de nuevos pueblos en la zona de Honduras como los pipiles, chorotegas y mayas mexicanizados. En algunas ciudades mayas se produjo un derrumbamiento o colapso por causas internas y externas, debido tanto al agotamiento del modelo tributario, las enfermedades, el aparecimiento de dioses nuevos en el panteón como en la rebelión de los pequeños productores que encabezaron una resistencia a las cargas tributarias impuestas por la clase sacerdotal.

III.- En el Período III o Postclásico, se da el florecimiento de un número de ciudades que nacen de la desintegración de las civilizaciones toltecas (caída de Tula o Tollan ) y zapotecas. Las características de este período son las ciudades fortificadas, las órdenes militares, los sacrificios humanos, una extrema estratificación social, el culto de las serpientes emplumadas Quetzalcoalt-Topiltzin-Kukulcán, los cultos religiosos y los ritos con sangre. La metalurgia del cobre y del oro se inició en los adornos. Nuevos estilos en la escultura y en la arquitectura pueden observarse en las ciudades mayas tardías, tierras bajas de Yucatán.

En el Período Postclásico hasta la llegada de los españoles, se difundieron varias culturas en Mesoamérica, tales como la cultura tolteca, la mixteca, cholulteca, huaxteca, totonaca, azteca y la maya-tolteca en Yucatán. Al final del Postclásico, toda la cultura mesoamericana se encuentra presente en todos los pueblos de la región desde el centro de México hasta Costa Rica. Toda esta grandeza fue contada por los cronistas españoles que acompañaban a las tropas de conquista en nombre de los Reyes Católicos de España.