Inicio        Símbolos Nacionales       Héroes y Próceres     Investigaciones         Arte        Contactos
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

Honduras en la II Guerra Mundial

Por: Rolando Zelaya y Ferrera.

El pasado 8 de Mayo se cumplió un aniversario más de la rendición del régimen nazi en 1945; en esa fecha en Honduras los titulares de las noticias afirmaban “Le ganamos la guerra a Alemania”, haciendo eco de ser uno de los países aliados contra el dicho régimen, a pesar de la simpatía que existía por los ciudadanos alemanes radicados en Honduras.


 


 

Se han plantado ciento de hectáreas de hierba limón, para satisfacer, durante la guerra, la gran demanda de aceite de hierba limón, para fabricar jabones medicinales. (Cortesía www.exordio.com)

 

OBLIGADOS: El Gobierno del Presidente Tiburcio Carías Andino declaró la guerra al Japón el 8 de diciembre de 1941, y a Alemania e Italia cuatro días después, por presiones del Gobierno de los Estados Unidos a través de un pacto de alianza militar establecido con dicho gobierno. El Gobierno de Carías cooperó en la conservación de la gasolina y en la construcción de la Carretera Interamericana.

Los trabajadores hondureños recogían el caucho silvestre para aliviar la escasez de este producto; y en el centro experimental de Lancetilla se llevan a cabo trabajos para facilitar el desarrollo de la producción de caucho. En la construcción de barcos “mosquitos”, se usó la caoba de los bosques hondureños. Pero también algunos hondureños se enlistaron en las filas aliadas de la misma manera que algunos hijos de alemanes se enlistaron en la Wermacht en el período 1939-1941, en que Honduras era neutral en esta guerra.

ACCIONES DE GUERRA: Al anochecer del día 10 de noviembre de 1942 el barco Contessa, propiedad de la Standard Fruit Co. en préstamo de guerra, navegaba por el río Sebu procedente de Puerto Lyautey, en el Marruecos Francés. Bajo su cubierta llevaba municiones y gasolina destinadas a una fuerza mecanizada de los Estados Unidos, detenida en su avance, a trece kilómetros en el interior, por el fuego de los combatientes del gobierno de Vichy.  El Contessa, bajo recio bombardeo, llegó hasta donde se encontraban las tropas y descargó sus abastecimientos. Cuando terminó la acción, con la ocupación de un fuerte que estaba muy bien defendido y artillado, el comandante de las fuerzas estadounidenses pidió la bandera del Contessa para izarla en aquella plaza. Así, la bandera blanca y azul de Honduras, fue uno de los primeros emblemas aliados izados en el Norte de África.


 

Plantación de Hevea Brasiliense, árbol del caucho, en la estación de Lancetilla; el caucho es crucial para el transporte y movimiento de tropas y aviones. (Cortesía www.exordio.com)


 

El personal que navegaba en el Contessa por el río Sebu, y que descargó el buque bajo el fuego enemigo, era en parte una tripulación hondureña. La bandera que fue izada en el Norte de África como símbolo de la parte de Honduras en el esfuerzo de guerra, regresó a Tegucigalpa sin conocerse hoy su paradero. Pero, otras banderas hondureñas cruzaban las rutas del Atlántico en barcos de este país llevando abastecimientos para los frentes de guerra con cerca de mil marinos hondureños que tripulaban estos barcos; ciento cincuenta de ellos perecieron en el mar, en los hundimientos del “Comayagua”, el “Tela”, el “Castilla”, el “Baja California” y el “San Blas”.

También los aviones de la Fuerza Aérea Hondureña contribuyeron patrullar las aguas del Caribe en busca de submarinos alemanes, para ello se establecieron bases Puerto Cortés, Tela, Ceiba y Trujillo, siendo los meses de más actividad entre julio y agosto de 1942. El 24 de julio de ese año, un submarino fue avistado y bombardeado con bombas de 60 libras, siendo este el único posible enfrentamiento entre un país centroamericano y las fuerzas del eje. La única baja operacional ocurrió con la desaparición del Teniente Francisco Martínez García y el artillero Sargento Armando Murillo Díaz, quienes volaban un Stinson O matrícula FAH-2 quienes desaparecieron el 3 de agosto de 1942 ignorándose las causas para que ocurriera tal suceso.

REPERCUSIONES: La guerra tuvo una gran repercusión, particularmente en lo que se refiere al transporte y la vida económica de Honduras: los ciudadanos alemanes e italianos se vieron afectados por embargos que el Gobierno de Honduras realizó como política de los aliados a los Estados Unidos para con los ciudadanos de países considerados enemigos en los conflictos.


 

 

La Fuerza Aérea Hondureña, ha mantenido patrullas aéreas contra los submarinos enemigos desde el comienzo de la guerra. Pilotos antes de emprender el vuelo. (Cortesía www.exordio.com)

Más vigorosa fue esta segunda confiscación: en el año de 1941 el Gobierno de Honduras ordena el congelamiento de todos los bienes de los alemanes residentes en el país y varios meses después ordena el remate de los mismos, algunos de los alemanes considerados de mucho cuidado por la embajada de Estados Unidos, son deportados a campos de concentración en aquel país, a otros se les permite sobrevivir en suelo hondureño en lo que pudieran trabajar. Los alemanes, aún después de la guerra, no pudieron recuperar su antigua preeminencia comercial como resultado de la no-devolución de sus bienes y propiedades por parte de la administración de Carías Andino.

Ellos llegaron a constituir el sector empresarial más dinámico y pudiente de la región centro y sur del país, controlando los renglones más lucrativos del comercio de importación y exportación vía Amapala-San Lorenzo; con una red de sucursales distribuidas en grandes y medianos centros poblacionales con un exitoso sistema de ventas al mayoreo y al detalle, expandiendo sus actividades económicas hacia otros rubros tales como haciendas, beneficios de café, representaciones, banca, fábricas, embotelladoras, procesadoras y hasta una línea aérea. Más que un confiscamiento de bienes, el embargo significó un estancamiento económico en especial de la zona sur del país, que no dejó de afectar el resto de Honduras.

Otro problema surge cuando todos los barcos de carga disponibles fueron requisados para el tráfico de guerra y quedó poco espacio para atender las necesidades del transporte, al mercado exterior del principal producto del país: el plátano. Como resultado de esto se produjo una seria situación de cesantía, y para solucionar en parte el problema, fue cultivado el abacá en una comarca de la parte baja del país.


 

                        

El Buque Contessa al momento de navegar frente al Morro de la Habana. Entregado en el año de 1930, su carrera como buque de la Standard Fruit, terminó con un incendio en el año de 1956. Héroe de guerra para los aliados, paradójicamente fue vendido a una compañía alemana en el año de 1959 y reconstruido con el nombre de Leeuwarden, convirtiéndose en un crucero ideal en los años 60s; finalmente fue vendido como chatarra en los 70s.

Un segundo proyecto que vino a aliviar, en parte, el problema de la cesantía fue la construcción de un nuevo empalme de la carretera entre Tegucigalpa y Potrerillos, donde terminaba el ferrocarril que va a la costa norte.  Otra gran obra, acelerada por la situación económica, fue el proyecto que llevó a cabo el Gobierno de Honduras en el Valle de Comayagua, para irrigar y convertir a esa región en pequeñas granjas agrícolas. Durante este período además de soportar la dictadura y la represión, hubo que soportar depresión, cesantía, el dólar circulando en vez del Lempira y el retroceso al desarrollo de la zona sur de Honduras.

FUENTES:

1.- “Visión de Honduras por Estados Unidos y los Aliados”, según fue publicada en la revista de propaganda ‘En Guardia’, Vol. 3, Núm. 3, durante la guerra; en su versión electrónica en http://www.exordio.com/1939-1945/paises/Latinoamerica/honduras.html. El material digitalizado de EN GUARDIA, revista publicada mensualmente para LA OFICINA DEL COORDINADOR DE ASUNTOS INTERAMERICANOS, Commerce Building, Washington. D. C., por la Business Publishers International Corp. Redacción, 330 West 42nd St., Nueva York, N. Y., E.U.A. Impresa en 5601 Chestnut St., Filadelfia, Pa. Registrada como artículo de segunda clase en la Oficina de Correos de Filadelfia, Pa., E.U.A., el 8 de abril de 1941, conforme a la ley del Congreso de marzo 3 de 1879, Vol. 3, Núm. 3. Y aparece en Exordio como Colaboración de Martín Ospitaletche.

2.- Hesse Joya, Jurgen; “La FAH en la Segunda Guerra Mundial”, Diario La Tribuna, Sección Anales Históricos, Edición 719, domingo 15 de abril 2012. Versión electrónica en http://www.latribuna.hn/2012/04/15/la-fah-en-la-ii-guerra-mundial/

3.- Foto del “Contessa” cortesía de Memoria Gráfica de Honduras, en su versión electrónica en  http://fotosantiguashonduras.blogspot.com/2009_11_26_archive.html

 

U-BOATS ALEMANES CERCA DE HONDURAS

Por: Rolando Zelaya y Ferrera.

El Presidente Carías, bajo iniciativa del Alto Mando Aliado, ordenó a la FAH iniciar una campaña de patrullajes diarios en busca de submarinos del Eje que estaban operando en aguas de la costa norte hondureña con el fin de hundir los barcos mercantes que transportaban las materias primas de Latinoamérica a los puertos norteamericanos del Golfo de México y se volvió prioritaria esta operación al conocerse de varios hundimientos por submarinos enemigos, de los primeros barcos con bandera hondureña en el Mar Caribe como parte de la una operación enemiga conocida en alemán como “Paukenschlag” (A tambor batiente o golpe de timbal) (1). Todo esto como parte de la operación alemana Neuland (guerra submarina en el Caribe), concebida por el almirante Karl Döenitz y ejecutada por sus manadas de lobos, para interceptar los buques mercantes en el caribe (2).


 

                              Fotografia del SS Amapala. (Directorio Honduras 1930)

Fotografia del SS Amapala. (Directorio Honduras 1930)

Las actividades alemanas en el Caribe, tanto de submarinos como de espías, eran muy bien conocidas ( ). En Cozumel era del dominio público, decir que los nazis se abastecían de combustible en esa ínsula y que su principal contacto era un reconocido empresario. Hoy, gracias a la bitácora de guerra se sabe que de esos 23 submarinos, cinco eran naves “nodriza” y se encargaban del abastecimiento de combustible. Sin embargo, quizá la tradición oral local no esté tan equivocada con respecto a la existencia de aliados cozumeleños, pues de acuerdo con el libro “Mexicanos al Grito de Guerra” de Mario Moya Palencia, de 1992, los capitanes de los sumergibles, de vez en cuando, daban descanso a sus hombres para descansar en tierra y comer frutos de la región, además de charlar con sus “contactos”.

Otro cozumeleño, don Carlos Namur Aguilar, en ese entonces cónsul honorario de la República de Honduras, comentó que por aquellos años tuvo conocimiento de que cerca de Punta Herrero un submarino alemán había torpedeado un barco de carga inglés así como también en algún lugar de la Laguna de Caratasca en la costa hondureña (4). De hecho, las comunicaciones acerca de Honduras por parte de los submarinos alemanes fueron bajo el Código de comunicación Biskayakreuz (5). Enders (6) habla de un «puñado de submarinos alemanes», sin embargo fueron casi cien los que operaban en el Caribe, por lo general en oleadas de 5 a 12 submarinos.

La dimensión de la casi completa interrupción de los transportes vitales de petróleo y gasolina hacia Inglaterra y de los transportes de bauxita para la industria de aviación en Estados Unidos en 1942, generalmente no son mencionados, como tampoco la vulnerabilidad del sistema de transporte marítimo, concentrado en específicos focos estratégicos, los cuales fueron calificados por Donitz como «nodos de transporte marítimo” (7) y por los americanos como «killing areas». El comando alemán de la marina de guerra preparó la «Operación Tierra Nueva» concentrada en el área del Caribe. En la noche del 15 al 16 de febrero de 1942 tres submarinos atacaron en el lapso de tres horas en el Golfo de Venezuela, en Aruba y Curazao, hundiendo barcos y haciendo fuego sobre refinerías. En la tarde del 18 de febrero otro submarino atacó enfrente de la base de la marina estadounidense de Chaguaramas en Trinidad y en los días siguientes otros dos submarinos hundieron barcos al este de Trinidad y en la región Bahamas/ Cuba, complementado por acciones de submarinos italianos al norte y oriente del arco isleño del Caribe (8).

El período de febrero a diciembre de 1942 fue el más intenso de la Batalla del Caribe. En poco más de nueve meses los submarinos alemanes hundieron 263 buques mercantes con un total de 1,362,278  toneladas de registro bruto. Esta cifra es superior a la suma de los hundimientos ocurridos en mismo período en las rutas del Atlántico Norte, la costa Este de los Estados Unidos y zonas costeras de Canadá. Mientras tanto, los alemanes perdieron sólo 4 submarinos. En el mencionado lapso fueron hundidos, en aguas cercanas a Cuba, el buque mercante hondureño “Nicolás Cúneo” , el pesquero cubano “Lalita”  y los buques mercantes cubanos “Manzanillo” y “Santiago de Cuba”.


 

Korvettenkapitän  Harro Sacht, capitán del U-507 (Kriegsmarine Photo por medio de uboatarchive.net)

Korvettenkapitän Harro Sacht, capitán del U-507 (Kriegsmarine Photo por medio de uboatarchive.net)

Estos dos últimos hundimientos mencionados tuvieron lugar el mismo día, el 12 de agosto de 1942, frente a Key West, Florida, y en ellos perdieron la vida 31 marinos cubanos (9).  El 8 de mayo de 1942, el U-507 hundió el barco SS Ontario de 3,099 toneladas; el 16 de Mayo el SS Amapala  de 3,144 toneladas (10). A las 19:00 del 14 de mayo de 1942, el “Amapala” zarpó de Nueva Orleans y ancló en Pilottown alrededor de la 01:00 horas de la madrugada del 15 de mayo. A las 12:00 horas que dejó el fondeadero y atravesó el paso del sur de 13:30 horas. Cerca de 00:05 el 16 de mayo, el U-507 fue visto subir rápido en la aleta de estribor, unos cuatro kilómetros de distancia. En ese momento el “Amapala” estaba sin escolta y sin armas y estaba haciendo 15 nudos y fue zigzagueando.

El capitán ordenó inmediatamente un cambio del curso para poner la popa del barco contra el submarino y enviar un SOS y SSS cuatro veces en la posición 26 ° 40N/88 ° 17W. A las 00:12, el U-507 comenzó a atacar a la nave con la cáscara y el fuego de ametralladora y pronto llegará al Amapala en el lado de estribor, destruyendo el bote salvavidas # 3, hiriendo a un bombero y lanzando cinco hombres al agua. Estos hombres fueron recogidos por el barco # 4, que se había puesto en marcha en primer lugar, seguido de otros dos barcos. Durante este tiempo, el U-507 sólo disparó los cañones antiaéreos y continuaron los bombardeos a la embarcación después de que la tripulación había abandonado la nave. Unas tres horas después del ataque apareció un avión, avistó el submarino y se dejó caer cargas de profundidad, pero sin dañar U-507. Se mantuvo en la zona durante una hora y luego se fue.

El bombero herido fue colocado en un bote salvavidas, pero murió en 04:00 y fue enterrado en el mar. Por la mañana un avión de USCG vio los botes salvavidas y dirigió la goleta pesquera González fuera de Mobile  a los barcos. Poco después de 16:00, otro avión USCG aterrizó en el agua y se llevó dos heridos al Hospital Naval de Pensacola. Los supervivientes fueron recogidos por los González y fueron desembarcados en la Base Naval Burrwood, a las 15:00, el 17 de mayo. El “Amapala” seguía a flote cuando los sobrevivientes fueron rescatados, pero su conjunto después de la cubierta estaba llena. Fue remolcada por el USCGC Boutwell, pero fracasó en el 26 ° 30N/89 ° 12W a la medianoche (11).

El 15 de mayo de 1943, una escuadrilla de caza submarinos cubanos, integrada por el CS-11, el CS-13 y el CS-12, navegaba de Isabela de Sagua, en el Archipiélago de Sabana, hacia La Habana, escoltando a los mercantes Wanks, Hondureño, y Camagüey, cubano, ambos cargados de azúcar, pero lograron hundir al submarino atacante. Al terminar la Segunda Guerra Mundial y ser ocupados los archivos de la Marina alemana, se pudo conocer que la nave que estaba operando en esa región y cuyo contacto se había perdido por esos días era el U-176, mandado por kapitänleutenant Reiner Dierksen. Así también varios barcos de la flota de la Standard Fruit Co. tuvieron encuentros más o menos con consecuencias, con distintos U-Boats.

Ante tal situación, rápidamente, la FAH estableció una serie de bases aéreas adelantadas en Puerto Cortés, Tela, La Ceiba y Trujillo; y cada una de estas tenía asignado al menos una aeronave que realizaba tres patrullajes al día, el primero al amanecer, un segundo al medio día y el tercero y último al atardecer. Todo este desplazamiento requirió de un alto grado de capacidad logística por parte de la Institución Aérea considerando las limitaciones operacionales y tecnológicas propias de la época. De acuerdo a los registros, la mayor actividad de patrullaje aéreo anti-submarino se llevó a cabo entre julio y agosto de 1942.

 

Página de la Bitácora del U-507 donde se reporta el hundimiento del buque Ontario de bandera hondureña. (Kriegsmarine Photo por medio de uboatarchive.net)

Página de la Bitácora del U-507 donde se reporta el hundimiento del buque Ontario de bandera hondureña. (Kriegsmarine Photo por medio de uboatarchive.net)

El 24 de julio de ese año, mientras se volaba una misión al atardecer, uno de los aviones de la FAH avistó un submarino en la superficie que se sumergió inmediatamente. La aeronave le lanzó dos bombas de 60 libras cada una sin observarse resultado alguno. Esta es la única ocasión conocida de una fuerza aérea centroamericana entrando en combate contra el Eje durante la Segunda Guerra Mundial. También, durante uno de esos patrullajes aéreos, la FAH sufrió su única baja “operacional” durante la guerra cuando un avión Stinson Modelo “O” Senior matrícula FAH-2 al mando del Teniente de Aviación Francisco Martínez García y en compañía del artillero Sargento Armando Murillo Díaz, desaparecieron sin rastro el 3 de agosto de ese mismo año. Por mucho tiempo se rumoró que fueron derribados por un submarino enemigo pero esto no ha podido ser demostrado; en los archivos de la Kriegsmarine tampoco hay información de parte de los U-Boats que rondaron las aguas del caribe hondureño, de un supuesto derribo de un avión por parte de algún submarino alemán (12).

Los patrullajes aéreos anti-submarinos continuaron hasta 1944 cuando la amenaza disminuyó, y durante los dos años que duró, la FAH empleó todos sus medios disponibles desde los modernos North American NA-16 hasta los vetustos Boeing 40 modificados localmente para lanzar pequeñas bombas. Sin duda alguna, las operaciones aéreas de patrullaje anti-submarino realizadas por la FAH durante la Segundo Guerra Mundial, fueron su primera gran campaña aérea. Allí, las primeras promociones de Oficiales Pilotos Hondureños aprendieron como montar una operación aérea exitosa y esta experiencia sería recompensada con creces varios años después, en Mocorón en 1957, 1969 y en la década de los años 80’s.

Fuentes:
1.    Verdayes Ortiz, Francisco,  “Acciones de los U-Boat en el caribe”, en su versión electrónica en

http://www.lavozdequintanaroo.com/historia-e-identidad/1347-submarinos-nazis-atacaron-buques-en-qroo.html

2.    Dónitz, K. (Almirante) (1958): Zehn Jabre und zwanzig Tage. Bonn: Athenaum, pág. 26
3.    Zelaya y Ferrera, Rolando, “Espionaje alemán en La Habana: un pasaporte hondureño de por medio”, Diario La Tribuna, 2 de septiembre 2012.
4.    Acciones de los U.Boat en el Caribe, http://subnacho.blogspot.com/2012_09_01_archive.html
5.    Archivos de la Kriegsmarine en http://www.uboatarchive.net/KTBNotesCommunications.htm donde se indica FuMB Antenne 2 – Honduras “Radar detector antenna – cross shaped antenna rotated by hand – used with Metox radar detector – known as Biskayakreuz (Biscay Cross)”
6.    Enders, T.O. (19821: A comprehensive strategy for the Caribbean Basin. In: Caribbean Review (Florida International University, Miami) 11(2), p. 10-13.
7.    Dónitz, K. , ídem, pág. 196
8.    Dónitz, K., ídem, pág. 195.
9.    Placer Cervera, Gustavo, “Los marinos cubanos en la Segunda Guerra Mundial”, versión electrónica en http://www.academiahistoria.cu/index.php/Bitacora/Documentos/Los-marinos-cubanos-en-la-Segunda-Guerra-Mundial
10.    Kemp, Paul: U-Boats Destroyed – German Submarine Losses in the World Wars, 1997, Arms & Armour, ISBN 1-85409-515-3, p. 99
11.    Informe de la Guardia Costera USCGC, tomado de http://homepage.ntlworld.com/andrew.etherington/ 1942/05/16.htm
12.     Bundes Kriegsmarine Archives

 

Héroes anónimos: hondureños en la segunda guerra mundial

Cnel-(r)-FAH-Francisco-Zepeda-Andino 
por el Cnel. (R) FAH
Francisco Zepeda Andino

Uno de los eventos que marcaron el siglo XX de una manera negativa fue la Segunda Guerra Mundial. Millones de personas, hombres, mujeres y niños, perecieron cuando la muerte les llegó en tierra, el cielo o el mar. Nuestra nación, al no tener fuerzas militares que se pudieran enviar a los campos de muerte de Europa, Asia o África, no obstante, por medio de ciudadanos civiles, contribuyó al esfuerzo por derrotar a las fuerzas del Axis. Es así como compatriotas, en su mayoría de la costa norte hondureña, se exponen como tripulantes de barcos mercantes, a ser hundidos por los submarinos alemanes que extendían su radio de acción hasta en continente americano y nuestras costas. No creo conocer que alguien se haya dedicado a documentar la vida y muerte de esos valientes catrachos, en parte debido a la falta de archivos e información que nos detallen los eventos necesarios. He encontrado un sitio de internet dedicado a recopilar la historia de todas las acciones bélicas de la flota submarina de Hitler, (KRIEGSMARINE). En ese sitio se pueden encontrar datos como los diferentes barcos civiles y militares atacados, quién lo hizo, la posición geográfica donde ocurrió el ataque, la suerte corrida por el atacante, etc. y, más importante de todo, los nombres y apellidos de los tripulantes de diferentes nacionalidades que sobrevivieron o fallecieron. Algunos de los detalles están incompletos sobre la edad y posiblemente, el nombre o apellido ha sido “americanizado”. De acuerdo a la información, de 1939 a 1945, se han localizado 20 hondureños que como tripulantes de barcos de bandera hondureña u otra, fueron torpedeados o atacados con cañones, e infortunadamente, 14 de ellos murieron, varios en plena juventud. A continuación la lista de los valientes hondureños que entregaron su vida en la defensa contra el fascismo o el imperialismo:
 

Honduras-Segunda-Guerra-Mundial 

1. José Ávila, bombero, Barco “SAN BLAS”, hundido 17 de junio, 1942.

2. Raymond Barrow, cocinero, falleció el 19 de julio, 1942, barco “BAJA CALIFORNIA”.

3. Henry A. Bennett, marinero, barco “SAN BLAS”, hundido 17 de junio, 1942.

4. Cyril Bodden, carpintero, 42 años, falleció el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

5. Reuben Carranza, maquinista, 23 años, fallecido el 10 de junio, barco “TELA”. (Carranza sobrevivió el hundimiento del TELA, fueron recogidos por el barco “PORT MONTREAL”, quien a su vez fue hundido el día 10).

6. Bartalo Coloman, maquinista, Barco “SAN BLAS”, hundido 17 de junio, 1942.

7. Fausto Del Arca, marinero, barco “SAN BLAS”, hundido 17 de junio, 1942.

8. José M. Escoti, marinero, 21 años, falleció el 10 de junio, 1942, barco “TELA y PORT MONTREAL”.

9.- Lázarus Espinoza, bombero, 20 años, falleció el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

10. Roland Hewie, mesero, fallecido el 19 de julio, 1942, barco “BAJA CALIFORNIA”.

11. Cyril Howell, marino, barco “SAN BLAS”, hundido 17 de junio, 1942.

12.- Matri Martínez, 27 años, camarero, falleció el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

13. Adolfo Mejía, bombero, 23 años, falleció el 13 de noviembre, 1943, barco “POMPOON”.

14. Luis Mejía, mesero, 23 años, falleció 19 de julio, 1942. Barco “BAJA CALIFORNIA”.

15. William Page, marinero, 46 años, falleció el 13 de noviembre, 1943, barco “POMPOON”.

16. José Palencia, bombero, 30 años, fallecido el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

17. Stanley Riddock, cocinero, 24 años, falleció el 13 de noviembre, 1943, barco “POMPOON”.

18. Albert Simons, maquinista, 23 años, fallecido el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

19. Gustavo Suazo, marinero, barco “SAN BLAS”, hundido el 17 de junio, 1942.

20. Herberto Zúniga, maquinista, 42 años, fallecido el 8 de junio, 1942, barco “TELA”.

Además de lo anterior, datos sobre los diferentes barcos:
 

Honduras-Segunda-Guerra-Mundial-2 


1. Barco TELA. 3,901 toneladas, propiedad de la Empresa MAYAN SS, (United Fruit Company). Base: Puerto Cortés. Atacado a las 06:59 del 8 de junio, 1942 por el submarino alemán U-504 al mando del capitán Hans-Georg Friedrich Poske con 2 torpedos. Posición: 18.15° Norte, 85.20° Oeste, o sea, unos 480 kilómetros al nor-este de las Islas de la Bahía, a la altura de Chetumal, México, mar adentro. Tripulación: 54, (11 fallecidos y 43 sobrevivientes). El barco se incendió en 5 minutos. Los sobrevivientes fueron rescatados por el barco inglés PORT MONTREAL que fue hundido dos días después por el submarino U-68, al mando del capitán Karl-Friedrich Merten, 178 millas al norte de Cristóbal, Panamá.

El U-504 fue hundido el 30 de julio, 1943, en el Atlántico Norte, al nor-oeste de Cabo Ortegal, España, con la pérdida de sus 53 tripulantes.

El U-68 fue hundido el 10 de abril, 1944, al nor-oeste de Madeira, Portugal, con la pérdida de 56 hombres y 1 sobreviviente.

2. Barco SAN BLAS. De bandera panameña, 3,601 toneladas, propiedad de Balboa Shipping Company (United Fruit Company), Atacado a las 04:50 horas del 17 de junio, 1942, por el submarino U-158, comandado por el capitán Erwin Rostin. Posición: 25.26°Norte, 95.33°Oeste, unas 100 millas al este de Corpus Christi, Texas. Tripulación: 44 hombres (30 fallecidos, 14 sobrevivientes).

El U-158 fue hundido el 30 de junio, 1942, al oeste de las Bermudas. Los 56 tripulantes a bordo murieron.

3.- Barco BAJA CALIFORNIA. 1,648 toneladas, propiedad de la MAYAN SS Company, (United Fruit Company), Base: Puerto Cortés, fue atacado a las 06:45 horas del 19 de julio, 1942, por el submarino U-84 comandado por el capitán Horst Uphoff, en la Posición 25.14°Norte, 82.27°Oeste, unas 40 millas al nor-oeste de Cayo Rebecca, cercanos a Key West, Florida. Tripulación: 37 (3 fallecidos y 34 sobrevivientes).

El U-84 fue hundido el 7 de agosto de 1943, en el Atlántico Norte con la pérdida de sus 46 tripulantes.

4.- Barco POMPOON. De bandera panameña, propiedad de United Fruit Company, 1,082 toneladas, fue atacado a las 01:03 de la mañana el 13 de noviembre de 1943 por el submarino U-516 al mando del capitán Hans-Rutger Tillisen, en la Posición 11°Norte, 75°Oeste, unas 75 millas norte de Cartagena, Colombia. Tripulación: 27, (23 fallecidos y 4 sobrevivientes).

El submarino U-516 se rindió en LOCH ERIBOLL, ESCOCIA, el 14 de mayo de 1945.

5. Barco COMAYAGUA. Por información proporcionada por el General ® Marco Antonio Rosales Abella, hemos conocido del hundimiento de este barco, de 2,493 toneladas, propiedad de la United Fruit Company, base: Puerto Cortés, atacado por el submarino U-125, al mando del capitán Ulrich Folkers, con un torpedo a las 18:12 horas del 14 de mayo, 1942, en la Posición 19.00° Norte, 81.37 Oeste o sea, unas 14 millas al sur-oeste de la isla Gran Caimán, y con otro torpedo a las 18:30 horas, hundiéndose inmediatamente. El U-125 salió a superficie y les indicó a los sobrevivientes que estaban a 10 millas de tierra firme. Preguntó por el nombre del barco y mal entendió que era CAYUCA, un barco inglés. Tripulación de 42, de los cuales 7 fallecieron y 35 sobrevivieron.

El hermano del general Rosales Abella, Joaquín Patricio Rosales Abella, sobrevivió el hundimiento.

El U-125 fue hundido el 6 de mayo de 1943, al este de Newfoundland, Canadá, pereciendo sus 54 tripulantes.

6.- Barco CEIBA. 1,698 toneladas, propiedad de SEABOARD SS, (Standard Fruit Company), Base: La Ceiba, atacado el 17 de marzo, 1942, por el submarino U-124 del capitán Johann Mohr a las 02:26 de la mañana con un torpedo, en la Posición 35.43°Norte, 73.49 Oeste, cerca de las costas de Carolina del Norte, USA, tripulación 40, de los cuales 36 murieron y 4 sobrevivieron. No se dan nombres de hondureños.

El U-124 fue hundido el 2 de abril de 1943, al oeste de Oporto, Portugal, con la pérdida de sus 53 tripulantes.

7. Barco AMAPALA. De 4,148 toneladas, propiedad de Standard Fruit Company, Base: La Ceiba, atacado y hundido el 16 de mayo, 1942, por el U-507 al mando del capitán Harro Schacht en la Posición 26.40° Norte, 88.17° Oeste, a las 00:12 de la mañana, en el Golfo de México, al sur-este de Louisiana, USA, con una tripulación de 57, de los cuales 1 murió y 56 sobrevivieron. No se consignan nombres de 11 hondureños sobrevivientes.

El submarino U-507 fue hundido el 13 de enero de 1943, al nor-oeste de Natal, Brasil, falleciendo sus 54 tripulantes.

8. Barco NICHOLAS CUNEO, de 1,051 toneladas, propiedad de la Empresa Hondureña de Vapores, (United Fruit Company), Base: Puerto Cortés, fue atacado a las 16:01 horas, el 9 de julio, 1942, con fuego de cañones por el submarino U-571, del capitán Helmut Mohlmann, en la Posición 23.54° Norte, 82.33° Oeste, unas 47 millas al nor-oeste de La Habana, Cuba, con tripulación de 20 de los cuales 1 falleció y 19 sobrevivieron. No se dan nombres de hondureños.

El U-571 fue hundido el 28 de enero, 1944, al Oeste de Irlanda pero al mando del teniente Gustav Lüssow, falleciendo sus 52 tripulantes.

9. Barco OLANCHO, 2,493 toneladas, de la United Fruit Company, Base: Puerto Cortés, atacado a las 07:52 horas, el 11 de marzo, 1943, por el submarino U-183 del capitán Heinrich Schäfer, en la Posición 22.08° Norte, 85.14° Oeste o sea, unas 30 millas al Oeste del Cabo San Antonio, Cuba. Tripulación de 46, de los cuales 3 murieron y 43 sobrevivieron. Entre los fallecidos se nombra a Rubén Serrano, cocinero, pero con nacionalidad norteamericana.

El submarino U-183 fue hundido el 23 de abril, 1945, en el Mar de Java, a escasas dos semanas del final de la guerra. De su tripulación, 54 fallecieron y 1 sobrevivió.

10. Barco ONTARIO, 3,099 toneladas, propiedad de la United Fruit Company, con Base en Puerto Cortés, fue atacado y hundido por el submarino U-507 del capitán Harro Schacht, a las 02:27 de la mañana del 7 de mayo, 1942, Posición 28.11° Norte, 87.32° Oeste, en el Golfo de México, al sur-este de Louisiana, USA, Se detalla que en la tripulación habían 32 norteamericanos, 11 hondureños, 1 danés y 1 inglés, sobreviviendo todos.

El submarino U-507 ya se reportó su hundimiento en los datos del Barco AMAPALA.

11. Barco CASTILLA, 3,910 toneladas, propiedad de MAYAN SS, (United Fruit Company), con Base en Tela, atacado y hundido el 7 de junio, 1942 a las 04:08 horas, en la Posición 20.15° Norte, 83.12 Oeste, al sur del Cabo San Antonio, Cuba, por el submarino U-107 al mando del capitán Harald Gelhaus, con una tripulación de 59, de los cuales fallecieron 24 y 35 sobrevivieron. Entre los nombres de los fallecidos hay unos con nombre latino que podrían ser hondureños pero aparecen como nacionalidad norteamericana. Ellos son: Baltazar Díaz, Ricardo Delgado, Juan Fúnez, Alfredo Guzmán, Esteban Ramírez y Antonio Valenzuela.

El U-107 fue hundido el 18 de agosto de 1944, en la Bahía de Viscaya pero al mando del teniente Karl-Heinz Fritz, pereciendo sus 58 tripulantes.

Hasta aquí lo documentado en el sitio ya mencionado. Deben de haber habido más hondureños que como tripulantes de barcos mercantes, arriesgaban su vida día a día, pero desafortunadamente, no sabremos sus nombres o destino por falta de documentación.

También hubo unos pocos hondureños que formaron parte de las tropas aliadas que combatieron contra los alemanes, sus aliados o el imperio japonés. Eso tampoco está formalmente documentado o reportado. Por inferencia familiar lejana, conozco la actuación del después coronel del ejército hondureño, el doctor Roberto Zepeda Turcios, quien en su juventud se enlistó en las Fuerzas Armadas Canadienses, sirviendo en el Teatro de Operaciones en Italia y posteriormente en Europa. El doctor y coronel Zepeda Turcios escribió tres libros sobre su experiencia en la Segunda Guerra Mundial, el primero en 1947 titulado “CAMINOS DE RENUNCIACIÓN”, luego en 1951 escribe “DESPUÉS DE LA SIEGA” y por último, en 1976, “HOJA DE ARCE”.

Dentro de las acciones llevadas a cabo por la Fuerza Aérea Hondureña durante la Segunda Guerra, estaban los patrullajes de nuestras costas en el mar Caribe. Es en una de esas misiones, el 24 de julio, 1942, un avión Stinson de la FAH, al mando del teniente Haight, en misión de patrulla, avistó un submarino alemán y le lanzó dos bombas de 60 libras, sin lograr impactarlo. Día después, el 3 de agosto, otro Stinson bajo el mando del teniente Francisco Martínez García y del sargento Armando Murillo Díaz, no regresa de su misión y se cree que fue derribado por un submarino alemán.

Es necesario que nuestras autoridades u otro sector nacional, se preocupen por investigar en los distintos lugares, sitios o documentación, lo ocurrido con los ciudadanos hondureños que ofrendaron su vida en defensa de los valores de la democracia. Posiblemente todavía existan descendientes directos de esos valerosos compatriotas que merecen, en lo mínimo, sea reconocido el sacrificio de sus padres, abuelos, hermanos u otra ascendencia.

Es lo menos que podemos hacer por ellos.

Fuente: Diario La Tribuna 29/12/1013

 

Espionaje Alemán en La Habana:

un pasaporte hondureño de por medio.


Por: Rolando Zelaya y Ferrera

 

La pérdida de más de 500 buques aliados en la jurisdicción marítima de Cuba hacía sospechar que los submarinos enemigos recibían información de agentes de Eje en tierra acerca de las salidas y rumbo de los buques aliados. Se estableció una cooperación entre las autoridades cubanas y los servicios de inteligencia americanos (FBI) y británicos (MI6). Agentes del FBI y del Servicio de Inteligencia Militar y Naval de los USA fueron a Cuba a realizar sus propias pesquisas y a instruir a los miembros de los cuerpos de investigación cubanos. De estos muchos fueron enviados a los USA a recibir cursillos sobre métodos modernos de contraespionaje.


 

Los servicios de contrainteligencia británicos habían establecido en las Bahamas una oficina que revisaba la correspondencia que salía desde Latino América. Una carta remitida desde La Habana y dirigida España llamó la atención de los censores. Abrieron el sobre y el análisis del papel reveló un mensaje en clave escrito con tinta invisible. Oficiales norteamericanos y británicos llegaron a La Habana para junto a la contrainteligencia cubana tratar de dar con el agente enemigo. Un avión equipado para detectar ondas radiales comenzó a sobrevolar La Habana y encontró una señal emitida desde la zona cercana a los muelles.

Otra de las pistas que se seguía era rastrear los envíos de dinero desde España, Portugal o Sudamérica (posibles pagos por la información). Así fue como encontraron en el banco de una localidad cercana a la capital una tarjeta firmada de un cobro de un giro de dinero sospechoso. En el Correo Central de La Habana se interrogó a los carteros y José Francisco Rojo (a quien tuve el gusto de tratar en mi niñez, ya que era vecino de mi bloque de pisos en la calle Consulado, encima del Teatro Musical de La Habana) recordó que aquella firma correspondía a uno de los inquilinos de una casa de huéspedes de la calle Teniente Rey, Nº 336, quien recibía dinero de manera habitual. Así fue detenido Heinz August Kunning o Enrique Augusto Lunin.


 

Era natural de Bremen y tenía 31 años. Había llegado a la capital a bordo del barco Villa de Madrid, el miércoles 29 de septiembre de 1941, bajo el camuflaje de un pasaporte hondureño que lo acreditaba como ciudadano de este país y que había sido adquirido en Hamburgo, mediante el pago de 5 mil marcos, de manos del cónsul de Honduras en esa ciudad, nombrado Magín Herrera.

Lunin aprendió el espionaje en Berlín, especialmente técnicas para operar aparatos trasmisores y receptores de radio, así como escritura invisible. Cuando se estableció en Cuba como un comerciante hondureño buscó socios del país y abrió una casa de modas en la calle Industria.

Cuando los miembros de la Policía cubana lo arrestaron, se sorprendieron de la cantidad de canarios en jaulas que encontraron en el piso de 2 habitaciones. Pronto circulo la versión de que el motivo de este amor por la canaricultura era debido a que el trinar de los pájaros ahogaba o confundía el sonido de un aparato transmisor-receptor clandestino.La información sobre movimientos de buques mercantes y de guerra los recogía durante sus paseos por la bahía, y en los bares del puerto donde pagaba tragos a marineros.

 

El 19 de Septiembre de 1942, el Tribunal de Urgencias de La Habana sentenció a muerte al espía confeso. Declaraba el tribunal en su sentencia que habíase probado que Luning enviaba informes al gobierno alemán sobre el movimiento marítimo en puertos cubanos además de suministrar datos de importancia acerca de la ubicación y construcción de las bases aéreas.

La pena de muerte fue confirmada el 30 de Octubre. La última esperanza del reo era que el Presidente Batista conmutara la pena, pero esta fue refrendada por el Jefe del Estado el día 8 de Noviembre, y finalmente ejecutada en la mañana del 10 de noviembre de 1942, en los fosos del castillo colonial del Príncipe, en la capital cubana. Según testigos presenciales Luning se comportó con valor y entereza.

Batista posteriormente declararía ante los que opinaban que la sanción había sido muy dura que era necesario sentar precedente de severidad como advertencia. Las pérdidas de barcos y vidas habían sido notables y buena parte de esos desastres se atribuyó a informes de espías que operaban en la isla. Luning fue el único espía alemán juzgado y ejecutado en América Latina durante toda la WWII. Contribuyó a reafirmar su responsabilidad el hecho de que después de su ejecución los hundimientos y estragos causados por los submarinos nazis en el área decayeron enseguida.


Fuentes:
1.    http://www.historiadehonduras.hn/
2.    Un espía alemán en La Habana. Por Leonel Antonio de la Cuesta
Hitler´s Man in Havana. Heinz Luning and Nazi Espionage en Latin America, publicado por la editorial The University of Kentucky Press, 2008. Autor Schoonover
3.    Chester, Edmund A.: Un sargento llamado Batista, Editora Arocha, La Habana
La Muerte viaja con pasaporte nazi. De Chongo Leyva.
4.    Revista Bohemia no. 26, del 29 de junio de 1947, pp. 28-30,39, 66, 78.

Honduras participó activamente en la Segunda Guerra Mundial

El mundo se vio sacudido con la Segunda Guerra Mundial, una guerra donde prácticamente todos los países del mundo se vieron involucrados, algunos de forma pasiva y otros activamente, de Centroamérica, Honduras fue el país más afectado en su economía ya que en ese tiempo figuraba como el primer exportador mundial de bananos, mercado que se vino abajo debido al conflicto; oficialmente Honduras participó en la guerra después del ataque japones a Pearl Harbour y le declaró la guerra a Japón el 8 de diciembre de 1941 y a Alemania e Italia 4 días mas tarde, es importante comentar que previo a 1941 fueron muchos los hondureños que se alistaron en carácter personal y a voluntad propia para formar parte de los ejércitos aliados.

Pilotos hondureños preparando los patrullajes del día

Pilotos hondureños preparando los patrullajes del día

Las primeras acciones de Honduras iniciaron en 1942 por medio de Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y consistieron en el patrullaje de nuestros mares en búsqueda de submarinos alemanes.
Dentro de los registros oficiales, el primer y único encuentro sucedió el 24 de julio de 1942, cuando un submarino alemán fue avistado y atacado con bombas de 60 libras, siendo este el único posible enfrentamiento registrado oficialmente entre un país centroamericano y las fuerzas del eje.
La única baja operacional ocurrió el 3 de agosto de 1942 con la desaparición del FAH-2  tripulado por el Teniente Martínez García y el Sargento Murillo Díaz; algunos historiadores presumen que el FAH-02 fue derribado por el fuego antiaéreo del U-129 o del U-134.


Mientras se realizaban acciones en nuestros mares, los barcos y hondureños cruzaban el océano Atlántico…

Barco Contessa y el río Sebou, Marruecos

Barco Contessa y el río Sebou, Marruecos

La bandera de Honduras fue uno de los primeros emblemas aliados en flamear en el norte del continente africano, una acción que los ejércitos aliados hicieron en gesto de agradecimiento por los actos heroicos realizados por hondureños.

Al anochecer del día 10 de noviembre de 1942 el barco Contessa, se aventuró navegando por el río Sebou (Marruecos) con la misión de llevar municiones y gasolina a una fuerza mecanizada de tanques aliados la cual estaba detenida por falta de pertrechos y suministros, el Contessa sorteando fuertes bombardeos logró llegar al sitio donde se encontraban las tropas aliadas suministrándoles el combustible y pertrechos que tanto necesitaban, una vez terminada la acción y con la victoria aliada, el comandante de las fuerzas estadounidenses pidió la bandera del Contessa para izarla en la plaza del lugar, así fue que la bandera de las cinco estrellas de Honduras, fue uno de los primeros emblemas aliados izados en el Norte de África.

 

Fueron muchos los barcos hondureños hundidos por submarinos alemanes

Fueron muchos los barcos hondureños hundidos por submarinos alemanes

La tarea de Honduras también consistió en el transporte de pertrechos hacia Europa y cerca de mil hondureños surcaron los mares en barcos de bandera hondureña, de los tripulantes, 150 de ellos perdieron la vida por fuego enemigo; el primer barco que fue hundido fue el “Comayagua” que era un barco mercante artillado y que fue torpedeado por el U-125,  luego el 16 de mayo de 1942 le tocó el turno al “Amapala” atacado por fuego de artillería del U-507, el mes siguiente, el 7 de junio de 1942 el U-107 hundió al “Castilla”, luego el “Baja California”y así continuaron las bajas.

Interesante es saber que los alemanes habían escogido la Laguna de Caratasca como base de sus “manadas de lobos”, también se afirma, aunque no está del todo documentado, que hondureños simpatizaban y apoyaban a los alemanes ya que se tiene información de que en Trujillo, el Comandante Sanabria les abastecía con comida y combustible en la zona de Punta Caxinas,  es así que ante la existencia de esa supuesta base alemana es que los estadounidenses establecieron la base militar en la Isla del Cisne.

El Morazán fue capturado y reutilizado por los japoneses

El Morazán fue capturado y reutilizado por los japoneses

Pero en la guerra suceden cosas increíbles, ¿que le parecería si le decimos que uno de los mas famosos barcos japoneses hundidos en la segunda guerra mundial, realmente era hondureño?
El Ekkai Maru era parte de un convoy japones que fue hundido mientras estaba anclado en la bahía de Coron, Filipinas, en el ataque de mayor distancia realizado en la guerra del pacifico ya que los aviones estadounidenses tuvieron que viajar 350 kilómetros para lograr su cometido, el ataque inició a las 5:50 de la mañana el 24 de septiembre de 1944, con un despliegue de 180 Grumman F6F Hellcat y Grumman SB2C Helldiver, un bombardeo y ataque de completo éxito ya que de forma similar a Pearl Harbour tomaron a la flota japonesa por sorpresa.

El Ekkai Maru es hoy uno de los barcos hundidos más famosos ya que su estado de conservación es excepcional además de contar con una historia fascinante que comenzó cuando fue capturado por los japoneses el 8 de diciembre de 1941 en Shanghai, China, justo en el primer día de la Guerra del Pacífico (el ataque a Pearl Harbor ocurrió el 7 de diciembre y esto fue alrededor de 4 de la mañana del 8 de diciembre en China).

El barco que en el momento de su captura era de bandera hondureña y su nombre era “Morazán”, formó parte de la gran flota blanca que se dedicaba al transporte de bananos de nuestro país al exterior, al ser capturado el Morazán fue rebautizado como Ekkai Maru y aunque han pasado mas de 70 años de su captura y hundimiento la gente le sigue recordando como el “Morazán Maru”.

La labor de honduras también es reconocida por los sovieticos

La labor de honduras también es reconocida por los soviéticos

Recientemente, el periodista ruso Sergey Brilev presentó en la feria del Libro de Moscú su obra ‘Los Aliados Olvidados en la Segunda Guerra Mundial’, una investigación histórica que ofrece el punto de vista ruso sobre los acontecimientos de la segunda guerra, en su libro destaca la participación activa de la Fuerza Aérea hondureña la que ‘limpió’ de buques alemanes las aguas de Centroamérica y que permitió que el S-56, uno de los más famosos submarinos rusos pudiera cruzar el Canal de Panamá.

Don Luis Alemán Gomez, parte de las fuerzas de ocupación aliada en Japón
Don Luis Alemán Gómez, parte de las fuerzas de ocupación aliada en Japón

Esta nota no pudiera estar completa sin reconocer a miles de hondureños que por voluntad propia se unieron a los ejércitos aliados, hombres de coraje que tomaron la decisión de pelear por sus ideas y creencias.

Pilotos, marinos y soldados de los cuales muchos ofrendaron sus vidas y cuyos restos nunca regresaron a nuestra tierra, otros más afortunados que lograron regresar y pudieron contar sus historias, personas como el ilustre escritor y periodista nacional Don Luis Alemán quien como parte del ejercito estadounidense enfrentó la guerra en el lejano oriente, así como él, muchos otros hondureños que desconocemos sus nombres pero que sabemos que dieron lo mejor de si, lucharon, sufrieron y triunfaron teniendo a Honduras en lo más alto de sus corazones.

( Fuente: http://hondurasisgreat.com/honduras-participo-activamente-en-la-segunda-guerra-mundial-historias-que-ni-se-imagina/ recuperado el 26/09/2015)

 

La historia del Exodus

El barco más importante en la historia moderna de Israel era de bandera hondureña.

El Exodus 1947 es el barco que cambió la historia del pueblo de Israel ya que inclinó la balanza de la opinión mundial y de la ONU para la creación del estado judío.

La historia del Exodus 1947 comenzó con la compra de dicha nave a través de Samuel Semuray quien registró el barco con bandera hondureña, detrás de Semuray estaba la Haganá, una organización militar judía clandestina la que se había ingeniado el plan de transportar a victimas del holocausto hacia tierras palestinas que estaban bajo dominio inglés.

El “Exodus” zarpó de las costas francesas el 11 de Julio de 1947, cargando 5.415 inmigrantes ilegales sobrevivientes del holocausto; al llegar a las costas de Palestina los ingleses atacaron al barco y lo obligaron a regresar a su puerto de embarque, esta acción era consistente con la ordenanza británica de no permitir el paso de migrantes hacia Palestina; el Exodus regresó a Francia pero al llegar a puerto los pasajeros se rehusaron a descender, las condiciones al interior del barco eran insoportables: gran hacinamiento, temperatura cercana a los 50 ºC, prácticamente sin cuidados médicos y sin condiciones sanitarias, pero el espíritu de los migrantes no flaqueó y a pesar de las duras circunstancias, persistieron en su negativa con firmeza y obstinación casi durante un mes, acciones que arrinconaron a los británicos ante el repudio mundial sobre el trato hacia personas que no solo habían sobrevivido a una de las mayores tragedias de la historia, también eran victimas de los nuevos lideres que lucharon por la libertad.

La postura tenaz de los judíos por un lado, y el comportamiento de los británicos, por el otro, fueron un factor importante en la decisión de la ONU acerca de la partición de Palestina y la creación del Estado judío.

Esta historia se recuerda como símbolo en la nación de Israel y la misma ha sido inmortalizada por Leon Uris en su libro Exodus así como la película del mismo nombre filmada en 1958.

La fotografía izquierda muestra la bandera de Honduras que llevaba el Exodus 1947 y a la derecha la bandera de registro del mismo que se encuentra en el museo del Holocausto en Virginia, EUA.

Esta investigación es realizada por Honduras is Great y con la colaboración de Juan Ávila Izaguirre.

 
 
( Fuente: http://https://www.facebook.com/permalink.php?
story_fbid=496711903804114&id=
127171764091465&substory_index=0 recuperado el 26/09/2015)

 

 

 

 

©2015 Zeyfer Sistemas de Información Cultural